Las lesbianas tan invisibles, que se libraron de la normativa de peligrosidad social

Las lesbianas tan invisibles, que se libraron de la normativa de peligrosidad social

Las hembras homosexuales tambiГ©n existГ­an a lo largo de el franquismo, No obstante el rГ©gimen nunca concebГ­a su vida

dating websites for active people

VivГ­an con “terror” an acontecer descubiertas asГ­В­ como sufrieron la represiГіn de la dictadura en el circulo familiar

Maria Giralt en el pub Daniel’s para lesbianas, en la Barcelona sobre los 70. / DANIEL’S

La normativa sobre peligrosidad y no ha transpirado rehabilitaciГіn social, que se aprobГі en 1954 y que sustituГ­a a la sobre vagos desplazГЎndolo hacia el pelo maleantes, le sirviГі al franquismo de reprimir durante dГ©cadas al colectivo LGTBI. a quienes eran sorprendidos entablando cualquier arquetipo de trato homosexual les esperaban aГ±os de vida de cГЎrcel desplazГЎndolo hacia el pelo destierro, tambiГ©n sobre un enorme rechazo social. Pero hubo un sector que tuvo la suerte asГ­В­ como la desgracia, a un lapso, de nunca soportar esta jurisprudencia las chicas lesbianas.

“Nos afectГі excesivamente escaso por motivo de que estГЎbamos absolutamente invisibilizadas.invisibilizadas. Гљnicamente Existen un caso documentado sobre una chica encarcelada por lesbiana”, relata Maria Giralt, directora general sobre Gayles TV. Giralt contaba con apenas 18 aГ±os cuando participГі en Durante la reciente manifestaciГіn LGTBI sobre la biografГ­a de EspaГ±a, que tuvo sitio en las Ramblas de Barcelona en junio sobre 1977. ‘ВЎDetrГЎs de estas ventanas hay lesbianas!’, gritaban. Este 26 de diciembre se cumplen 40 aГ±os sobre la reforma sobre la ley sobre peligrosidad social mediante la cual la homosexualidad dejaba de acontecer delito en EspaГ±a.

“Dos chicas que vivГ­an juntas nunca eran sospechosas. Por eso no se les hacГ­a verdadera la jurisprudencia. Pero, cuando una cosa no hallaraГ­ВЎs, no se reivindica”

Directora general sobre Gayles TV

“2 mujeres que vivГ­an juntas o que iban de la mano por la calle no eran sospechosas. Por eso no se les hacГ­a efectiva esa jurisprudencia. Aunque, cuando alguna cosa no existe, no se reivindica”, prosigue Giralt, quien durante diez meses trabajГі como DJ en el Daniel’s, un pub inglГ©s Con El Fin De lesbianas que abriГі en 1975 al aspecto de la plaza de Cardona, en el barrio de Sant Gervasi. Fue de las primeros sobre Barcelona.

Un pub “variopinto”

100 free senior dating sites

“Al Daniel’s venГ­an las chicas de El Molino cuando este cerraba, familia de la teatro, prostitutas lesbianas, niГ±as del colegio e, tambien, amas de casa con su bolsito. DesplazГЎndolo hacia el pelo de toda la comarca. Era sobre lo mГЎs variopinto”, aГ±ade esta activista. En el Daniel’s ademГЎs habГ­a redadas. “En la vГ­a sobre baile habГ­a una luz roja que, cuando se encendГ­a, avisaba de que venГ­a la poli. Por lo tanto las chicas dejaban sobre danzar, se sentaban desplazГЎndolo hacia el pelo se ponГ­an a hablar”.

“Al pub sobre lesbianas Daniel’s venГ­an desde familia sobre la teatro, inclusive amas sobre morada con su bolsito”

Directora General sobre Gayles TV

Giralt matiza que, aunque a las lesbianas no se les aplicГі sin intermediarios la ley de peligrosidad social, sГ­ la sufrieron indirectamente, especialmente en el circulo familiar. Demasiadas mujeres homosexuales eran internadas por la parentela en centros psiquiГЎtricos. “nunca sГ© si serГ­В­a pГ©simo lo cual o permanecer en la cГЎrcel”, opina Giralt, que viviГі la represiГіn franquista “como fГ©mina, como lesbiana desplazГЎndolo hacia el pelo igual que catalana”. Ella fue una de estas fundadoras del ColВ·lectiu sobre Lesbianes adentro de el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC), que en 1977 pedГ­a la condonaciГіn, el derecho al mismo cuerpo, la libertad sexual asГ­В­ como el examen sobre la vida de las lesbianas.

Como explica Katy PallГ s, presidenta sobre la AssociaciГі sobre FamГ­lies LGTBI, la “invisibilidad” que las lesbianas sufrieron a lo largo de el franquismo tenГ­a que ver con el hecho de que la fГ©mina tenГ­a por lo tanto un sitio “preferente” la casa. “aunque todo el mundo conocГ­a a fulanita asГ­В­ como menganita que vivГ­an juntas por motivo de que no encontraban a ‘ningГєn hombre que las quisiera'”, seГ±ala con ironГ­a.

“cualquier el mundo conocГ­a a fulanita asГ­В­ como menganita, que vivГ­an juntas porque ‘ningГєn adulto las querГ­a'”

Presidenta de la AssociaciГі sobre FamГ­lies LGTBI

“Terror sobre acontecer descubiertas”

“a lo largo de el franquismo hubo represiГіn hacia hombres asГ­В­ como hembras homosexuales, pero era mГЎs visible la persecuciГіn hacia ellos porque su homosexualidad ha sido todo el tiempo mГЎs visible”, cuenta Paulina Blanco, de 69 aГ±os. “Las lesbianas hemos hecho imaginar a los consumidores que Г©ramos amigas, primas, hermanas, porque vivГ­amos con el terror sobre ser descubiertas”.

La parentela de Paulina De ningГєn modo aceptГі su homosexualidad. Su origen la desheredГі desplazГЎndolo hacia el pelo su compaГ±ero las agrediГі fГ­sicamente an ella y a su esposa, Encarnita. “He interГ©s cualquier el desprecio y me he sentido muy mal. Igualmente he significado vergГјenza. AsГ­В­ como no todo el tiempo he tenido fuerzas Con El Fin De enfrentarme al campo que me rodeaba. NecesitГ© terapia asГ­В­ como favorece. Ha sido extremadamente generoso y deja huella”, cuenta. “Hoy me siento liberada sobre ese peso”.

“Para mГ­ la ley mГЎs significativo fue la de el casamiento homosexual. Fue la norma que restituyГі nuestros derechos”

Fundadora de la Fundació Enllaç

Sobre nena fue a un colegio sobre monjas en donde cualquier se “confabulaba” en contra sobre la novia. “sobre adolescente primeramente descubrГ­ mi sexualidad; en el interior sobre ella, mi homosexualidad. AsГ­В­ como mi aislamiento Вїa quiГ©n le explicaba al completo eso en los aГ±os 60?”, se duda. “Yo tenГ­a un sentimiento religioso excesivamente acentuado, lo que supuso la contribuciГіn de pecado extremadamente grande”. Sobre joven, en la “zozobra” de aceptarse igual que lesbiana y cristiana, acudiГі a la consulta de un psiquiatra en Madrid, quien le recomendГі un tratamiento de ‘electroshocks’. “Por fortuna, no seguГ­ esta recomendaciГіn”, narra.

Al matrimonio 33 aГ±os de vida luego

“Gais desplazГЎndolo hacia el pelo transexuales fuimos los Гєltimos en proceder de estas cГЎrceles franquistas”
EspaГ±a cumple 40 aГ±os de vida carente el delito sobre homosexualidad

Paulina conociГі a Encarnita en 1972. Se casaron en el 2005, el mismo anualidad en que se aprobГі la ley del matrimonio homosexual. “Para mГ­ esta fue la normativa mГЎs importante. Fue la criterio que restituyГі nuestros derechos. Yo conocГ­ a Encarnita a los 23 aГ±os y nunca nos pudimos casar hasta que tuve 56. A lo largo de esos 33 aГ±os nunca tuvimos derechos yo nunca podГ­a demandar permisos cuando la novia estaba enferma”, opina. Esta pareja serГ­В­a patrona fundadora sobre la FundaciГі EnllaГ§, que asiste an individuos mayores LGTBI en ocasiГіn de soledad y no ha transpirado precariedad. A Paulina http://www.datingmentor.org/es/kik-review le preocupa tener que ingresar un jornada en la residencia sobre ancianos “todo el mundo hemos sido educados en la homofobia”, denuncia.

AdemГ­ВЎs Katy PallГ s seГ±ala que “todo ha cambiado muchГ­simo” en estos 40 aГ±os. “Sobre todo por el hecho de que las familias homoparentales podemos tener hijos con toda la resguardo legal. Hemos luchado mucho con el fin de que nuestros pequeГ±os no fueran ciudadanos sobre segunda, y nos sentimos orgullosas sobre an en donde hemos llegado”, subraya. SegГєn la novia, las familias homoparentales, poliedro que son visibles “sГ­ o sГ­”, han trazado un fundamental “puente” dentro de las familias heterosexuales desplazГЎndolo hacia el pelo la colectividad LGTBI.